Cómo invertir según tu edad: la regla del 120

que riesgo asumir al invertir segun tu edad

¿Estás pensando en invertir y no sabes cómo empezar? Lo primero es conocer tu punto de partida, que empieza por tu salud financiera y tu perfil de riesgo.

A partir de ahí, debes saber que la percepción del riesgo evoluciona con la edad, tendiendo a ser más conservadores conforme somos mayores. De ahí la importancia de conocer qué riesgos debes asumir en cada etapa de la vida.

No existe una regla estándar para invertir. Cada persona tiene la suya propia, en función de su situación, aversión al riesgo y forma de ser. No obstante, la norma general dice que una persona joven puede y debe un mayor índice de riesgos. Además de por vivir en casa de sus padres, porque, al ser joven, aún tiene tiempo para recuperarse de las caídas, entre otras cosas.

Pese a tu juventud, puede darse la circunstancia de que no sea un plan óptimo, ya que no lleves bien las pérdidas y vendas ante una caída del 10% en tu cartera cuando tu plan de inversión es a largo plazo. En estos casos, contar con un plan de ahorro definido puede ayudarte a evitar este tipo de errores al invertir a largo plazo.

La regla del 120: una forma de enfocar la inversión según tu edad

La regla del 120 es un método sencillo que permite tomar decisiones financieras. En primer lugar, porque invita a invertir a largo plazo y, en segundo lugar, porque liga de forma simple la edad al riesgo que debes asumir con tu cartera de inversión.

En este sentido, lo primero que debes saber es que, normalmente, el riesgo en una inversión se mide por la cantidad de renta fija (bonos) y por la renta variable (bolsa) que se posee en la cartera.

Los bonos son más estables y se supone que su riesgo es menor, mientras que la bolsa es más volátil e implica un nivel de riesgo de pérdidas mayor, aunque ya te avanzo que es donde hay que estar a largo plazo.

De este modo, las inversiones más conservadores suelen incluir un porcentaje mayor de renta fija. Al invertir, riesgo y rentabilidad se encuentran estrechamente ligados, por lo que cuanto más riesgo asumes en una inversión, mayor rentabilidad o beneficio potencial deberías exigir o buscar. Y es que, no tiene mucho sentido arriesgar mucho para obtener un beneficio medio o la rentabilidad que tendrías con un depósito, por ejemplo.

Para saber qué porcentaje de renta fija y renta variable incluir en cada momento de tu vida, puedes usar la llamada regla del 120. Según esta regla, cuanto más joven seas, más debería primar la renta fija en tu plan de inversión. La razón es que  la rentabilidad es tu objetivo cuantos más años te queden por vivir y para conseguir ese rendimiento a largo plazo, es necesario asumir riesgos a corto plazo.

De este modo, primero habrá que invertir para acumular patrimonio y después consolidarlo hasta que llegase el momento de recuperar el dinero. En otras palabras, más renta variable al principio y más renta fija conforme pase el tiempo y se acerque el momento de recuperar el dinero.

Con esta teoría se logra plasmar una distribución concreta del porcentaje de renta fija y de renta variable en la cartera. Es decir, qué nivel de riesgo asumir en cada momento de la vida.

Según la regla del 120, solo tienes que restar a 120 tu edad y así podrás obtener el porcentaje de renta variable que debes incluir en tu cartera. De esta forma, si tienes 25 años, el resultado será un 5% de renta fija en tu cartera por un 95% de renta variable.  Así es cómo evoluciona el riesgo de la cartera y su distribución de activos en base a la edad.

La regla del 120 para invertir según tu edad

Muchos productos de ciclo de vida siguen un patrón similar, reduciendo la volatilidad de las inversiones según se acerca la fecha objetivo para recuperar el dinero.

Variables de la regla del 120 para invertir según tu edad

La regla del 120 puede servir como aproximación para establecer el perfil de riesgo de tus inversiones, aunque tampoco es infalible. Hay otras personas que consideran que la opción es adaptarla a la centena y tomar el 100 como punto de partida para luego restarle la edad.

De igual modo, hay quienes consideran que la visión de la regla del 120 es conservadora y apuestan por un perfil más arriesgado hasta llegar a los 50 años. De este modo, reducen el porcentaje de renta fija de manera progresiva.

Definir el riesgo que se desea afrontar según la edad es una de las partes del proceso inversor, pues el siguiente paso será determinar con qué producto se quiere hacer. Y es que cada producto de inversión posee sus propias características.

Conforme avanzan los años conviene reducir el riesgo para asegurar lo conseguido hasta el momento. Para que lo entiendas mejor, si te quedan 5 años para jubilarte querrás saber que ese dinero que has ido acumulando no se pierde si hay una crisis o el mercado cae.

Consejos clave

Es muy importante, como sugerencia, pensar en el ciclo vital de las inversiones en tres fases:

  1. Fase de acumulación, donde buscas la máxima rentabilidad para acumular el mayor capital posible, suele estar asociada a la juventud.
  2. Fase de consolidación, para afianzar el capital acumulado y reducir el riesgo paulatinamente.
  3. Fase de reducción, que es cuando estás a punto de jubilarte y reduces al máximo el riesgo o directamente has empezado a ir recuperando parte del dinero que previamente se ha invertido.

Gracias a la regla del 120 se puede plasmar fácilmente este planteamiento en la distribución de activos. Con este truco podrás decidir cómo diversificar tu cartera y qué porcentaje hay que invertir tanto en renta variable como en renta fija, que es la parte más destacada e importante de toda inversión.

Pese a todo, para saber cómo invertir según tu edad es muy importante también conocer tu contexto o situación personal, así como el grado de riesgo que estás dispuesto a asumir, pues cada persona o inversor tiene una percepción diferente del riesgo.

Y en eso, te puedo ayudar. ¿Hablamos?


Soy Javier Hidalgo Criado un apasionado de las finanzas, la planificación familiar y el mercado financiero. Titulado por EFPA como asesor financiero europeo, experto en seguros de nivel 2 por ICEA y certificación en LCCI. He trabajado en banca privada, de inversión y en empresas intermediarias como bróker, obteniendo una visión moderna y muy comprometida con la economía personal, familiar y profesional, priorizando el asesoramiento personalizado y enfocado a las personas.

Agendar reunión