Contratar un depósito al 3% hoy es un problema

Hay algo en las inversiones seguras que nos cautiva y la actual coyuntura de depósitos al 3% y cuentas remuneradas al 4% lo ha sacado a la luz. Y no voy a ser yo quien te diga que son una mala opción para el dinero que tienes parado o para rentabilizar tu fondo de emergencia.

Sin embargo, contratar un depósito al 3% para invertir a largo plazo sí es un problema y ese problema tiene nombre: procastinar con tus inversiones.

Para que lo entiendas mejor, actualmente puedes contratar un depósito al 3% e incluso al 4%, pero ¿Qué pasará dentro de un año cuando venza y haya que renovarlo? Si los tipos de interés han bajado, tal y como se espera, es fácil que veas como ese rendimiento se queda en el 1% e incluso menos.

Y cuando eso pase, estarás de nuevo en el punto de partida. Sin saber qué hacer los 3.000 euros que has ahorrado ni dónde invertirlos para que la inflación no destroce su valor.

Por eso mismo contratar hoy un depósito por miedo o pereza a tomar otra decisión es procastinar. Es darle una patada adelante a un problema que te aleja de la tranquilidad financiera, aparcarlo para más adelante, cuando la solución cada vez será peor o más complicada.

Porque hay una cosa que debes tener clara, el tiempo es tu principal aliado como pequeño ahorrador e inversor. Es una herramienta que no deberías desaprovechar, ni al invertir ni en tu vida en general.

Por qué un depósito no sirve para invertir

Los depósitos son una herramienta muy segura y hasta útil a corto plazo, pero no son una buena opción para invertir tu dinero. ¿Quieres saber por qué? Estas son las razones por las que una cuenta remunerada o un depósito no sirven para invertir a largo plazo.

No baten a la inflación

Esa es la realidad en el 99% de los escenarios. La rentabilidad de los depósitos está ligada a los tipos de interés, que se usan como medida para controlar la inflación. Esa es la principal labor del Banco Central Europeo (BCE).

La traducción es que la remuneración que ofrecen cuentas remuneradas y depósitos rara vez es superior a la inflación. Además, la banca española destaca por ser una de la que peor paga el dinero parado. El momento actual es un rara avis en ese sentido.

Te hacen pagar más impuestos de la cuenta

Los depósitos son un vehículo muy poco eficiente desde un punto de vista fiscal. Cada vez que venza el depósito tendrás que pagar impuestos en el IRPF y Hacienda se quedará con entre un 19% y un 28% del rendimiento generado.

Quizás no te parezca mucho si hablamos de un 19% de 500 euros (95 euros), pero esa cantidad sumada año tras año es un buena cifra, que sube si tenemos en cuenta el coste de oportunidad. En otras palabras, que los nuevos intereses del depósito se calcularán sobre 95 euros menos cada año.

Vamos a verlo con números. Imagina que inviertes 10.000 euros en un depósito a un 5%. La rentabilidad anual es de 500 euros menos 95 euros en impuestos. Si al año siguiente renuevas el depósito, empezarás con 10.405 euros solo por cómo tributan los depósitos. Así, en rendimiento ese año será de 520,25 euros

Ahora imagina un producto que no pague impuestos cada año, como un buen PIAS. El segundo año partirás con 10.500 euros y en rendimiento será de 525 euros. De nuevo, no parece mucho, pero con el paso del tiempo y gracias al interés compuesto la diferencia puede ser enorme.

Hay penalizaciones por recuperar el dinero

La liquidez de los depósitos es limitada. Hay depósitos con los que puedes rescatar el capital en cualquier momento, pero siempre a cuenta de perder la rentabilidad acumulada.

Imagina que llevas 11 meses con el depósito y necesitas tus ahorros. Los podrás recuperar, pero a costa de renunciar a la rentabilidad pactada. Y eso en caso de que el depósito en cuestión te permita hacerlo.

Esto es algo que no ocurre con una cuenta remunerada, que tiene el problema de los requisitos que hay que cumplir para conseguir la rentabilidad pactada y que el dinero puede estar demasiado accesible.

No sirven para invertir de forma periódica

La inversión periódica es otra de tus grandes armas como pequeño ahorrador. Si eres como mis clientes, ahorrarás un dinero cada mes. Y si no lo haces, te puedo ayudar a conseguirlo).

A un depósito no puedes sumar ese ahorro mensual mes a mes, pero en el mercado hay opciones para invertir desde 100 euros y poner esos ahorros a trabajar desde el principio siempre que tengas ya creado tu fondo de emergencia.

Cuándo pueden tener sentido los depósitos

Por no decir que nunca, un depósito puede tener ser útil para un dinero que sabes que vas a necesitar en el corto plazo y no quieres tener parado. Por ejemplo, el capital que vas a usar para comprar tu casa dentro de un año.

¿Y para el dinero de tu fondo de emergencia? No es la mejor solución ni la más cómoda. Piensa que, si quieres recuperar una parte, tendrías que sacar todo el dinero del depósito y perder la rentabilidad acumulada.

¿Y si lo divides en dos depósitos? Podría ser, pero pienso que para que tus finanzas funcionen, cuanto más simple sea el sistema, mejor. Y hay formas más sencillas de haberlo. ¿Quieres saber cuáles son? Si tienes 15 minutos, te las cuento.


Soy Javier Hidalgo Criado un apasionado de las finanzas, la planificación familiar y el mercado financiero. Titulado por EFPA como asesor financiero europeo, experto en seguros de nivel 2 por ICEA y certificación en LCCI. He trabajado en banca privada, de inversión y en empresas intermediarias como broker, obteniendo una visión moderna y muy comprometida con la economía personal, familiar y profesional, priorizando el asesoramiento personalizado y enfocado a las personas.

Agendar reunión