PIAS o Planes de pensiones: ¿Cuál te interesa más?

PIAS o plan de pensiones, cual es mejor

Hacer algo solo porque siempre se ha hecho así es una de las peores formas de tomar decisiones, también cuando se trata de planificar tu jubilación.

Los planes de pensiones son la solución clásica para la jubilación, pero no por ello la mejor. Existen otras alternativas para construir tu futuro financiero, como por ejemplos los PIAS.

¿Es mejor un PIAS o un Plan de pensiones? ¿Cuál es más conveniente para hacer crecer tu dinero? ¿Y para planificar tu jubilación? PIAS y planes de pensiones, herramientas de ahorro e inversión a largo plazo y ambos pueden servir para complementar la pensión pública y tener una jubilación digna.

Sin embargo, que sean parecidos no quiere decir que sean iguales. A continuación verás las diferencias entre PIAS y Plan de Pensiones, que te puede aportar cada uno y cómo elegir.

¿No sabes por dónde empezar? En Inversimply somos expertos en finanzas. Analizamos tu caso y te ayudamos a dar con la solución adecuada para ti.

PIAS vs plan de pensiones: ¿Qué es cada cosa?

El primer paso para escoger entre un plan de pensiones o un PIAS es entender en qué consiste cada producto. A partir de ahí ya podrás analizar las características, ventajas y puntos débiles de cada uno de ellos.

Qué es un PIAS

Un PIAS es un Plan Individual de Ahorro Sistemático. Se trata de un seguro de vida-ahorro, un tipo de pólizas orientadas al ahorro y la inversión.

Esta solución de ahorro se creó para tener un complemento a la pensión durante la jubilación, pero han evolucionado y hoy son mucho más versátiles. Y es que, los PIAS se han convertido en una alternativa de inversión para todos los perfiles, desde los más conservadores hasta los más dinámicos. Además, han sabido adaptarse y también son una opción para quienes busca hacer crecer sus ahorros sin pensar necesariamente en la jubilación.

En este artículo puedes profundizar sobre ellos: Qué es un PIAS y cómo funciona.

Qué es un Plan de Pensiones

Los planes de pensiones son el producto de inversión por excelencia para planificar la jubilación, más por la labor de marketing de los grandes bancos que por idoneidad real.

En esencia, un plan de pensiones es un producto de inversión a muy largo plazo, específicamente para la jubilación. Los planes de pensiones invierten en diferentes activos como acciones de bolsa o bonos de renta fija para hacer crecer el dinero de los inversores, de forma muy similar a como lo haría un fondo de inversión.

Los mejores PIAS también funcionan así actualmente, pero con ciertas ventajas en términos de liquidez y fiscalidad. Son esas diferencias entre uno y otro las que te conviene conocer para elegir de forma adecuada.

Diferencias entre PIAS y Planes de Pensiones

La mejor forma de entender el funcionamiento y características de los PIAS y planes de pensiones es enfrentarlos entre sí. A través de sus diferencias es más fácil ver cuál te conviene según tu situación actual y objetivos.

Estas son las más importantes en cada área:

Liquidez: cuándo puedes recuperar tu dinero

La liquidez mide en qué momento vas a poder rescatar tu dinero si lo necesitas. Es una medida importante en términos de seguridad.

En este sentido, los PIAS son un producto 100% líquido y salvo que se especifique lo contrario podrás acceder a tu dinero cuando quieras sin ninguna cortapisa.

Con los planes de pensiones no ocurre lo mismo. Los planes de pensiones son ilíquidos por definición. Para poder rescatar tu dinero deben darse una serie de supuestos como alcanzar la edad de jubilación o jubilarse, sufrir gran invalidez, quedarse en paro (y estar mucho tiempo parado) o el fallecimiento del partícipe.

En el mejor de los casos y si no se da ninguna de esas desgracias, tendrías que esperar 10 años para rescatar el dinero.

En resumen, con un PIAS el dinero es tuyo y puedes hacer lo que quieras con él, mientras que con el plan estará cautivo durante una década si todo va bien.

Plazo de la inversión

Tanto un PIAS como un plan de pensiones están orientados a complementar la jubilación La diferencia es que, con el plan de pensiones esté horizonte es casi inamovible, como acabas de ver, y con un PIAS no.

Un seguro de ahorro es mucho más versátil. Esa liquidez hace que puedas marcar el horizonte temporal que tú quieras. En otras palabras, escoger si quieres invertir a 20 años vista para la jubilación o a 5 años vista para comprar una casa, por ejemplo.

La traducción práctica es que un PIAS se puede adaptar mejor a tus objetivos financieros. Puedes usarlo para hacer crecer tu dinero en general, pero también para metas como ahorrar para el futuro de tus hijos, comprar una casa o pagarte la vuelta al mundo.

Seguridad

¿Es seguro invertir en un plan de pensiones? ¿Y en un PIAS? Tanto los PIAS como los planes de pensiones están supervisados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP)y cuentan con el mismo nivel de protección.

Además, ambos productos son actualmente inembargables. El dinero invertido en un PIAS no se puede embargar y el de un plan de pensiones tampoco, aunque solo hasta 2025. A partir de entonces sí que se podrá embargar.

Traspaso de PIAS y Planes

Más que una diferencia, una ventaja de ambos productos. Tanto los PIAS como los planes de pensiones, se pueden traspasar libremente sin coste alguno cuantas veces quieras.

Así podrás adaptar el PIAS o el plan de pensiones a las necesidades que tengas en cada momento o cambiar de PIAS o de plan de pensiones si te han vendido un producto que es una castaña, que también puede pasar.

Si tu PIAS o tu plan de pensiones pierden dinero año tras año, es que no son buenos productos. Los analizamos para ti y te sacamos de dudas.

Planificación patrimonial

Otra ventaja de PIAS y planes de pensiones frente a fondos de inversión, por ejemplo. Con ambos productos podrás decidir quién cobra el capital acumulado en caso de fallecimiento (quién es el beneficiario).

Esta es una ventaja propia de los seguros de vida, que es sobre lo que se construye un PIAS, y una característica propia de los planes de pensiones.

Fiscalidad

Seguro que has escuchado que los planes de pensiones tienen ventajas fiscales. Y sí, invertir en planes de pensiones es una de las 6 cosas que puedes hacer para pagar menos impuestos en la renta. Sin embargo, que todo sean ventajas es una verdad a medias.

La razón es que al rescatar el plan de pensiones vas a pagar muchos impuestos por ese dinero (más de los que te has ahorrado). De hecho, si no lo haces bien, Hacienda puede quedarse con hasta el 48% de tus ahorros para la jubilación porque tributa como renta del trabajo.

El verdadero ahorro fiscal lo proporciona un PIAS. Las ganancias del PIAS tributan como rendimiento de capital mobiliario y cuentan con una gran ventaja si se rescatan como renta vitalicia. En este caso, solo habrá que pagar un porcentaje muy pequeño del capital que dependerá de la edad en la que constituyas la renta vitalicia.

La bonificación que se aplica en cada tramo de edad es la siguiente:

  • Menos de 40 años: 40%.
  • Entre 40 y 49 años: 35%.
  • Entre 50 y 59 años: 28%.
  • Entre 60 y 65 años: 24%.
  • Entre 66 y 69 años: 20%.
  • Más de 70 años: 8%.

Esto quiere decir que una persona de más de 70 años solo pagaría por un 8% de la renta gracias al PIAS.

¿No terminas de verlo claro? Aquí un ejemplo concreto sobre como con un PIAS podrías obtener hasta un 41% más al jubilarte que con un Plan de Pensiones con el mismo esfuerzo.

Fiscalidad PIAS vs Plan de pensiones

La comparativa entre PIAS y planes de pensiones deja a los PIAS como una herramienta más versátil y flexible que los planes para canalizar el ahorro.

En Inversimply somos expertos en planificación financiera. Te ayudamos a encontrar la solución adecuada para ti y para tu caso. Puedes agendar una primera llamada (15 minutos de duración) en la que te ayudaremos a trazar tu plan de ahorro. ¿Empezamos?


Soy Javier Hidalgo Criado un apasionado de las finanzas, la planificación familiar y el mercado financiero. Titulado por EFPA como asesor financiero europeo, experto en seguros de nivel 2 por ICEA y certificación en LCCI. He trabajado en banca privada, de inversión y en empresas intermediarias como broker, obteniendo una visión moderna y muy comprometida con la economía personal, familiar y profesional, priorizando el asesoramiento personalizado y enfocado a las personas.

Agendar reunión