¿Qué debes revisar para saber si ese fondo que tienes te conviene?

¿Tienes un fondo de Inversión contratado? ¿Quieres empezar a invertir en fondos, pero nunca te has decidido a dar el paso? 

En este artículo voy a darte las claves que debes tener en cuenta antes de contratar un fondo, tanto si ya los tienes en cartera como si estás pensando en invertir en ellos. 

¿Qué es un fondo de inversión?

Antes de empezar a valorar los aspectos clave que tenemos que tener en cuenta para saber si un fondo de inversión es adecuado o no vamos a definir que es un fondo de inversión

Esta herramienta no es más que una institución de inversión colectiva en la cual se  acumula capital por parte de inversores, denominados partícipes. El objetivo principal es gestionar ese capital para generar beneficios mediante la inversión en diferentes activos financieros, manteniendo una gestión del riesgo y adaptándose a la política de inversión, siempre detallada en el folleto del fondo. Esta gestión de los fondos corre a cargo de una  sociedad gestora.

Si la sociedad gestora de tu fondo es el propio banco te recomiendo que busques alternativas. Por regla general a los bancos se les da bien prestar el dinero, pero la gestión siempre es mejor dejarla en manos de gestoras que se dedican única y exclusivamente a la gestión patrimonial. Por si no fuese un motivo de peso suficiente, los bancos suelen acarrear más costes, cosa que explicaré con detalle más adelante. 

Una vez analizada la gestora deberemos tener en cuenta la tipología del fondo de inversión, ya que puede no ser la más adecuada para nuestro perfil. 

Test de salud financiera

¿Conoces el estado de tu salud financiera?

Con este test podrás averiguarlo en menos de 3 minutos y saber qué acciones tomar para mejorarlo.

Tipos de fondos de inversión

Lo que determina la categoría de nuestro fondo de inversión es la tipología de activos en los que se invierte.  Así pues podremos encontrar: 

  • Fondos garantizados. Como indica el nombre pueden estar total o parcialmente garantizados, eso sí, con una rentabilidad casi inexistente. 
  • Fondos monetarios: invierten en activos financieros a muy corto plazo. 
  • Fondos de renta fija: dentro de esta categoría encontraremos también distintas categorías, por ejemplo deuda pública, privada, europea, high yield… 
  • Fondos mixtos: estos invierten tanto en activos de renta fija como renta variable.
  • Fondos de renta variable. Inversión en renta variable, es decir en acciones de empresas.
  • Fondos de fondos: No se invierte directamente en activos, sino que el equipo gestor invierte directamente en otros fondos de inversión. 
  • Fondos de inversión libre o Hedge Funds: No tienen una política de inversión definida, el gestor del fondo puede elegir libremente los activos que componen el fondo. 
  • Fondos cotizados o ETF  (podría considerarse un híbrido entre fondos y acciones, estos no son traspasables como los fondos de inversión normales, sino que cada vez que se desea cambiar hay que vender las participaciones y tributar sobre la plusvalía generada). 

Una vez identificada la categoría de nuestro fondo deberemos saber si el nivel de riesgo es el adecuado para nuestro perfil, a la vez tendremos que tener en cuenta si la política de inversión se ajusta a nuestro horizonte temporal

Por ejemplo, si nuestro horizonte de inversión es a más de 10 años, no tendrá ningún sentido invertir en un fondo monetario o de renta fija. Y es que, a largo plazo, lo que debe primar es buscar la rentabilidad y la exposición a renta variable. 

Por el contrario, si en el corto o medio plazo voy a necesitar disponer de la inversión, no será recomendable un fondo de renta variable. La razón es que las posibles fluctuaciones en el corto plazo podrán impedir llegar al objetivo establecido en ese periodo de tiempo. 

No nos olvidemos de la diversificación

Aparte de lo ya comentado también tendremos que tener en cuenta la diversificación del fondo. Si solo vamos a contratar un fondo de inversión es importante que este esté lo menos sectorizado o especializado porque de este modo estarías poniendo todos los huevos en una misma cesta. En este caso concreto, te recomiendo que esté lo más globalizado posible y que a la vez tenga una buena diversificación en la composición de activos que lo componen. 

En el caso que puedas construir una cartera de fondos (lo más habitual) podrás ir hacia fondos más sectoriales o temáticos. Eso sí, siempre manteniendo un equilibrio y una diversificación en cartera con los distintos fondos de inversión que la compongan. 

Por ejemplo, no tendría ningún sentido tener en cartera tres fondos tecnológicos y dos de salud.  Para mejorar esta diversificación podremos quedarnos con uno tecnológico, uno sanitario, y diversificar el resto de la inversión en algún fondo de inversión global e incluso mercados emergentes. 

Los costes

A la rentabilidad bruta del fondo siempre habrá que restarle los costes del propio fondo. Los más comunes son los siguientes: 

  • Costes de suscripción. Son los que pagamos para comprar participaciones del mismo. Se pagan sólo en el momento de entrada de capital. 
  • Costes de gestión. Son los que pagamos anualmente a la sociedad gestora para la gestión del fondo. 
  • Costes de reembolso. Son los que pagamos en el momento de salida. 

Siempre deberemos analizar y conocer bien los costes del fondo de inversión, compararlos con los de la misma categoría y valorar si estamos pagando de más por algo que podemos tener por menos.  

También tendremos que tener en cuenta que para un mismo fondo van a existir diferentes clases: la comercial y la institucional. Lo mejor siempre será acudir a aquella entidad que nos pueda ofrecer una clase limpia del fondo. Estas son clases que no no cobran retrocesiones y que tienen menos costes asociados. 

Último y lo más importante: ¿Necesitas ayuda?

Estos puntos comentados anteriormente son solamente un mínimo que hay que tener en cuenta. Existen muchísimos factores más a determinar para valorar si un fondo es bueno o no. 

Mi recomendación personal es que, a no ser que seas un experto en el sector, siempre te dejes asesorar, así evitarás cometer errores y podrás llegar de manera correcta a tus objetivos. 

En Inversimply estamos aquí para poder ayudarte y orientarte en cuanto a tu inversión. Estaré encantada de hacer una valoración de tus fondos o asesorarte para que puedas iniciarte en la inversión.

Tu futuro lo defines hoy ¿Empezamos?


Aina Perez Lavado Inversimply

Aina Pérez Lavado

Mi meta es contribuir a tener una sociedad bien educada financieramente y, por lo tanto, más feliz. Mi experiencia en el sector educativo y posteriormente en el sector financiero me ha permitido ayudar a entender las finanzas de manera sencilla a todos mis clientes.

Conocer cómo funciona el dinero y los mercados financieros no es para nada complicado, solo necesitas que te lo expliquen bien. 

Pedir reunión con Aina

© 2018 – 2021 | INVERSIMPLY | DERECHOS RESERVADOS